Tanto unos como los otros se conectan vía USB, pero los de 3,5″ son de mayor capacidad (500 GB por ejemplo) y por eso necesitan una fuente de alimentación externa y esta, no es a través de la conexión USB, como pasa en los de 2,5″, que estos si que funcionan con tan solo conectarlos vía USB.

La desventaja que presentan los de 2,5″ es que son de menor capacidad (160 GB también como ejemplo), pero la ventaja que presentan les hace ser más utilizados en las personas que usan portátiles, porque dependiendo del lugar donde te encuentres, es difícil encontrar un sitio para enchufarlo a la luz. En cambio, los de 3,5″ son más usados en PC de sobremesa porque cuando uno esta en casa o en el trabajo, sí se suele tener una entrada de corriente en donde enchufarlo y también porque no siempre son usados en PC, como en el caso de los multimedia que se conectan a una televisión ya sea para ver películas, música, etc.

Todas estas diferencias, se deben a que los discos extraibles internamente contienen un disco duro normal y corriente.  Y la diferencia es que los de 2,5″ llevan dentro un disco duro de ordenador portátil en vez de uno normal, y éstos son algo más lentos, tienen menos capacidad y consumen menos energía (con lo que la alimentación del USB es suficiente).